¿Qué tipo de camas articuladas existen?

Las camas articuladas se dividen principalmente en dos tipos según la estructura que contenga el bastidor articulado. Se clasifican en somier articulado cuando la cama posee una altura fija y no es regulable en altura mediante la acción de un mando o manivela, por otro lado tenemos la cama articulada con carro elevador, esta cama puede regularse en altura accionando un mando.

Características de cada tipo

La camas articuladas de pata fija o somier articulado poseen la misma altura en todo momento sin posibilidad de modificarla con un mando. Estas camas poseen un somier articulado conectado a un motor eléctrico y se manipulan a través de un mando.

Cama articulada | Somier articulado Ortopedia AlcorcónLas camas de pata fija suelen tener la altura de una cama convencional, algunos modelos dan opción a modificar la altura de dichas patas colocando un modelo de patas regulable. Dicho modelo se podrá regular con la cama vacía, nunca con la cama con el usuario, por tanto, la cama tendrá una altura fija aunque la coloquemos unas patas más elevadas.  También tenemos la opción de colocar unos elevadores en las patas denominados “patas de elefante”, lo que permite elevar la cama tanto en los modelos articulados como en los modelos convencionales.

Las camas articuladas con carro elevador son somieres articulados con una estructura (carro elevador) que eleva la cama por acción de un motor, dicha elevación se realiza a través de un mando. Este tipo de camas son las más parecidas a las que podemos encontrar en entornos hospitalarios.

Cama articulada con cabecero

 

Las camas articuladas con carro elevador elevan la cama para una mayor comodidad en la manipulación del usuario. Al ser un somier articulado también es posible la modificación de la parte de la cabeza y las piernas en 4 o 5 planos de articulación. El carro elevador suele llevar ruedas en las patas para facilitar la manipulación de la misma en caso de que necesitemos desplazar la cama.

Este tipo de camas se pueden dividir en dos subgrupos, las camas de elevación vertical o camas de elevación de cruceta. En las primeras, de elevación vertical, la estructura inferior queda libre debido a que los motores se colocan en los extremos de la cama, es decir, en el cabecero y piecero. Esto permite, por ejemplo, que podamos introducir las patas de una grúa de traslado  o una mesa auxiliar de forma cómoda.
Cama articulada con crucetaLas camas de elevación  de cruceta tienen el motor en la parte central de la cama y eleva la estructura con una cruz en la parte inferior del somier. Esto puede dificultar en ocasiones el colocar una grúa de traslado si las patas son demasiado altas para la estructura. Por tanto, si necesitamos la colocación de una grúa, es necesario medir la altura de las patas y la altura que queda libre bajo la cama para no tener problemas con la grúa.

 

Las camas articuladas con carro elevador,  dependiendo del modelo, suele permitir la acción de Trendelenburg y anti trendelenburg. Esta acción se refiere a la colocación de la posición de los pies por encima de la cabeza en decúbito (sin articular el somier articulado) o la posición de la cabeza superior a la de los pies en una posición en decúbito (tumbado). Esta acción es necesaria en algunas patologías.

En el caso de las camas con carro elevador de elevación vertical, es necesario que la estructura lleve cabecero y piecero, pero no barandillas, mientras que en la cama articulada con elevación de cruceta no es necesario ni cabecero ni piecero ni barandillas para su uso.

Cama articuladaTambién podemos encontrar camas denominadas super bajas o de Alzheimer, este tipo de camas bajan su altura a pocos centímetros del suelo para facilitar el acceso o para evitar  caídas.

En qué tenemos que fijarnos a la hora de comprar una cama articulada?

Lo primero y más importante en lo que tenemos que fijarnos es en el espacio del que dispone la habitación donde queremos instalar la cama. Las camas las podemos encontrar de distintas medidas pero siempre son recomendadas para un único usuario, las medidas de colchón más habituales son 90×190 y 105×190, pero podemos encontrar ancho de 120 o de 80 cm y largos de 1.90 o 1.80 m.

Lo segundo que tenemos que tener en cuenta es el peso del usuario para buscar una cama que soporte dicho peso.  Las camas por norma general suelen soportar alrededor de los 120-130 kg, a partir de ahí suele ser necesario una cama denominada cama bariátrica para personas con peso más elevado, estas camas tendrán una doble cruceta o un refuerzo para soportar peso de usuario de hasta 350 kg.

Lo siguiente que tenemos que tener en cuenta es qué necesitamos que nos ofrezca la cama, en algunas ocasiones sólo necesitamos que la cama se articule debido, por ejemplo, a un problema a nivel respiratorio, en esos casos los usuarios suelen entrar y salir de la cama para acciones como la alimentación o el aseo.

La cama articulada con carro elevador permite al cuidador una elevación de la estructura por lo que facilita el aseo y la alimentación que el usuario necesita en la cama. Este tipo de camas están pensadas para facilitar la manipulación de los usuarios y cuidan la postura del cuidador.

Las camas articuladas disponen de varios accesorios que se pueden añadir en general, las más comunes son cabecero, piecero y barandillas, pero existen otros accesorios que pueden necesitar los usuarios como son los soportes para gotero o bolsas de alimentación, y el trapecio con triángulo para facilitar la incorporación de los usuarios. Por norma general, las camas articuladas en ortopedia están preparadas para colocar cualquiera de estos accesorios pero si es aconsejable asegurarse de lo que necesitamos a la hora de elegir una cama u otra.

Consejos de mantenimiento y utilización

Las camas articuladas no requieren de mucho mantenimiento, siempre lo aconsejado por el fabricante en cuanto a engrasado de estructuras o cambios de motor o piezas.

Para una mejor utilización de la cama es aconsejable comprobar que los cables no pueden ser aplastados o pillados por las estructuras de la cama mientras se articula o manipula la altura de la misma, es muy común que el cable del mando se quede pillado y llegue a estropearse.

La reparación más común la encontramos en el mando, ya que suele caerse al hacer la cama o manipular al usuario. Es necesario tener especial cuidado.

Hay modelos de camas que tiene el mando con bloqueo, cuando el mando no tiene uso durante unos minutos se bloquea automáticamente para evitar manipulaciones indeseadas, normalmente suelen llevar un accesorio que al pasarlo por encima hace que el mando se desbloquee para su utilización. Si el modelo de cama que has adquirido tiene este tipo de bloqueo, es necesario prestar especial atención a la pérdida del accesorio de desbloqueo.

Las camas articuladas deben llevar un colchón especial para permitir la articulación, colchones de muelles o demasiado gruesos pueden no articularse de la forma adecuada y, a la vez,  estropear el motor por sobrecarga o mal uso. Es importante elegir un colchón adecuado a las características del usuario en cuanto a peso, tiempo que permanezca en la cama y el riesgo de aparición de escaras del usuario.